jueves, 16 de mayo de 2019

EUROVISIÓN, MÚSICA QUE BLANQUEA

Todo está dispuesto para el próximo sábado. Medio mundo estará pendiente de la “caja tonta”. Decenas y decenas de millones de personas del “occidente incivilizado” se pondrán frente a su televisor para ver la gala final del Festival de Eurovisión. En esta ocasión, si nada ni nadie lo impide, se celebrará en Tel Aviv (Israel) un certamen musical obsoleto, generalmente de escasa calidad y politizado al cien por cien. Las canciones no importan, se vota de acuerdo a la geopolítica y por razones que nada tienen que ver con las melodías que los países participantes presentan al mundo entero.

Siempre hemos creído que la música era uno de los lenguajes que podía unir a las gentes de este planeta, pero en esta ocasión se pretende utilizar las canciones como instrumento de blanqueamiento de Israel, un Estado genocida que incumple los Derechos Humanos en Gaza y Cisjordania, un estado que es el brazo armado del neocolonialismo. No hay canción en el mundo que pueda silenciar este escándalo internacional.

Eurovisión siempre ha sido un trampolín de propaganda y prestigio para el país organizador, en esta ocasión el sionismo excluyente aprovechará al máximo la ocasión para lanzar el rastrero y falso mensaje de que en Israel no pasa nada. A este país, sin ser europeo, le dejas participar, les haces ganar y ahora lo organizan con una limpieza de cara en toda regla. No podemos seguir por más tiempo con la venda ante nuestros ojos, por lo que no estamos de acuerdo que en Tel Aviv se realice dicho festival, somos partidarios de su boicot pacífico; es inadmisible que a pocos kilómetros de la gala musical siga la persecución del pueblo palestino. La venda debe caer. El mundo entero debería boicotear este intento de blanquear a uno de los regímenes más repugnantes de La Tierra, construido sobre odio, robo, muerte y racismo.

Si un vecino viene y construye, sin vuestro consentimiento, una casa en vuestro terreno y después, además de robaros día a día parte de vuestras tierras, empieza a quitaros una gran parte de la casa que habéis construido con años de trabajo, ¿qué haríais vosotros? Exactamente, en pocas palabras, eso es el caso de nuestro querido pueblo palestino. Resulta difícil imaginar lo que significa ver tu hogar y tu historia derruidas. Resulta difícil comprender la humillación que entraña atravesar los puestos de control israelíes para ir a visitar a un pariente en la aldea de al lado. Resulta difícil imaginar lo que significa que te digan constantemente que no existes. Resulta indignante e incomprensible que no hay modo aceptable de defender tu humanidad o protestar contra tu opresión.

No debemos olvidar que al crearse el estado de Israel en 1947, éste firmó y se comprometió a acatar las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y de su Asamblea General, así como de otros organismos internacionales dependientes de la ONU, prometieron asumir las Convenciones de Ginebra, … Pero nunca han cumplido ni una sola de dichas resoluciones, ni una. Tampoco han reconocido nunca a la Corte Internacional de Justicia de La Haya ¡Engañaron al mundo entero! Los gobiernos de Israel están vulnerando continua y sistemáticamente los derechos del pueblo palestino desde hace más de 70 años. Israel es una potencia ocupante que tiene bajo su control a Gaza y Cisjordania, rechaza el derecho al retorno que legítimamente le corresponde a las personas refugiadas palestinas, y ejerce un modelo de apartheid que discrimina a la población palestina con respecto a la población israelí que reside en el mismo territorio.

La vida en Gaza, bajo un bloqueo que dura ya 12 años, resulta insoportable. El desempleo sobrepasa el 50%; se dispone de escasa electricidad, y menos del 4% del agua es potable, se mata, con total impunidad, a niños inocentes,... Es prácticamente imposible entrar o salir; el lugar es una cárcel al aire libre. Parecería que lo único aceptable que puedes hacer como palestino es callarte y morirte. ¿Queremos ser cómplices de esta atrocidad? Lo menos que podemos hacer es protestar y denunciar pacíficamente contra esta edición del festival de Eurovisión, y apoyar las formas no violentas de resistencia, tales como el movimiento de “boicot, desinversión y sanciones (BDS)” y de solidaridad con la lucha del pueblo palestino contra la colonización, el apartheid y la ocupación israelí, que los EE.UU. tratan de convertir en ilegales. Trump y Netanyahu quieren materializar sus proyectos en la zona unas veces con dinero, otras con cinismo blanqueador, otras con F16 y artefactos mortíferos… Permitan una pequeña maldad, lo mismo ya tiene previsto el todopoderoso presidente estadounidense reconocer a Israel como ganador de Eurovisión, antes incluso que las notas musicales salgan al aire.

Ante esta denigrante situación, debemos recordar que la Unión Europea (UE) tiene como socio comercial preferente a Israel, y no olvidaremos, a la hora de votar en las próximas elecciones, que la mayoría de las fuerzas políticas de nuestro país prefiere mirar para otro lado, no sea que se enfaden los sionistas excluyentes. Unimos nuestra pequeña voz al boicot contra Eurovisión, porque es el arma más humana de los europeos con conciencia y dignidad para protestar contra el llamado “Estado de Israel”.

Reiteramos que no hay canción en el mundo, ni festival televisivo que pueda silenciar la vulneración de los Derechos Humanos en Israel.

¡Viva Palestina libre! 
 





domingo, 12 de mayo de 2019

EL PACTOSCOPIO 2.0

No, no se trataba de un artilugio como el ya existente que permite hacer fáciles cuentas con la representación obtenida y valorar posibilidades. En esta ocasión, aquel grupo de investigación de la UCLM, estaba a punto de poner a prueba un Pactoscopio, nada más y nada menos que un aparato capaz de meter sus ondas a distancia en el cerebro de los líderes de los partidos y conocer sus deseos de pacto. Le temblaba la mano a la IP (investigadora principal) cuando se disponía a apretar el botón. Con quien primero lo intentarían sería con aquel grupo rancio y casposo que quería devolvernos en Europa, Castilla-La Mancha y sus poblaciones a 1939. Lo accionaron y… pasaba el tiempo, pasaba el tiempo… y aquello que no detectaba nada en su barrido. La sensación de frustración se iba apoderando por segundos de aquel pequeño (y mal respaldado, como es norma en este país) grupo. Pero pronto, uno de los becarios cayó en la cuenta: ¡nuestro invento conecta con cerebros, y tengamos en cuenta con quiénes pretendemos contactar! ¡Claro, cómo no habían caído antes! Y rápidamente reformularon hasta el Pactoscopio 2.0 que, además, era capaz de reproducir conversaciones de líderes y colaboradores al respecto.
Y ahora sí, ya sobre el citado grupo aquello empezó a funcionar. “… pues si no nos dan las cuentas con falange, las JONS y los requetés, pactamos con esos rojos del PP y Ciudadanos, que total, ellos estarán superencantados con nuestro apoyo y para joder la vida a los homosexuales, a las mujeres, a la gente en general, y poner en cada parque de cada pueblo y ciudad un coto de caza, tampoco necesitamos mucho más…”. Satisfechos con la prueba del invento, aunque comenzándose a preocupar por lo escuchado, siguieron sintonizando de derecha a izquierda, y no lejos en el dial se reconocía la voz de don Paco diciendo: “… a ver, el de Talavera, ¿con quién crees que debemos pactar?... un profundo silencio se hizo en el laboratorio donde escuchaban la conversación, como queriendo introducir suspense, hasta que alguien con la voz entrecortada decía… señor don, que aunque Talavera es una de las capitales con más población de Castilla La Mancha, entre los amiguetes a colocar en las listas no había ninguno de allí… ¡Cielos, es cierto! apostilló don Paco. Pero bueno, era una pregunta retórica porque el asunto está claro, pactaremos con nuestros íntimos que antes eran levemente de derechas y hoy hay que decir que son de extrema derecha para desdecirnos de nuevo cuando gobernemos con ellos, y por supuesto con Ciudadanos, que esos pactan con quien haya que pactar y donde haya que pactar…”. El equipo de investigación no cabía de gozo ante el éxito de su trabajo, aunque la preocupación iba en aumento por las conversaciones. Y así, llegó el turno de sintonizar con Ciudadanos, donde se escuchaban al mismo tiempo varias voces que, al unísono, decían lo contrario unas de otras “… ¡y qué más da! sentenció una voz más firme al final. Pactaremos con quien haga falta. Si cuadran las cuentas, mejor con los franquistas y los posfranquistas, y si no quedara otra, pues con los otros, que, en nuestras manos, serán casi lo mismo…”. Mientras las ideas de recortes, cierre de apoyo y despido bañaban la mente de investigadores, sintonizaron con don Emiliano. Aquí la voz era una y clara “…ayuntamientos, autonomías, Europa… lo único importante es que esté yo, y de paso, si se puede, el resto de los míos también. Y para ello, recordemos que el cordón se lo pusieron a pedrito, así que con los naranjitos, que podremos hacer muchas cositas juntos,… aunque eso sí, tampoco nos cerremos que nunca se sabe, y si hay que pactar con el diablo, quiero decir, con la izquierda, pues se pacta, aunque me lleven a poner en marcha algunas políticas de defensa de lo público, medioambientales y sociales… pero dejemos todo abierto a unos y otros, que el caso es gobernar…demostremos cómo gobernamos para sacar votos de la derecha, y agitemos la bandera del miedo para sacarlos de la izquierda, ¡viva nuestra medida ambigüedad!”. Digno heredero de don José, pensaron sin decir nada en aquel grupo de batas blancas. Por último, llegaba el momento de ponerse colorados y morados, y contactaron con Unidas Podemos. “… ¿para Europa, autonomías y poblaciones? Bastante líos de pactos y discusiones llevamos dentro como para tenerlos fuera también. Al tajo, que aquí toca lo de siempre, que si quieres que no se gobierne para los que ya de por sí bastante gobiernan desde la sombra, nos tocará intentar sacar mayorías donde podamos, o pactar con los menos malos para ello. Claro y diáfano. No hay otra. Y para miedo, ¡el que da que no se mojen con claridad…! En estas, una de las investigadoras, que se había quedado manipulando otro prototipo, afirmó, ¡ya está, ya tengo el Pactoscopio 3.0 y podremos ver en imágenes qué pasaría según cada pacto! Conectaron, y de pronto se comenzaron a ver balcones colgando de las banderas (sí, han leído bien, ¡eran ya los balcones los que colgaban de las banderas y no al revés!), había ya un sacerdote permanentemente en cada aula, las televisiones solo emitían corridas de toros, las clínicas y colegios privados seguían ganando terreno… ¡cielo santo! ¡El PSOE había pactado con Ciudadanos! Y sin más, tiraron el Pactoscopio 3.0 por la ventana.





domingo, 5 de mayo de 2019

PREGUNTAS (IM)PERTINENTES


Acaban de pasar las elecciones generales. Todavía dura la resaca. De momento, en resumen, hay una España que gime (la derechona) y otra España que respira más o menos aliviada (la progresista). La verdad es que ha sido todo muy intenso. Por ejemplo, cualquiera se cansa nada más de recordar a Rivera deambular por el plató de Antena 3 como un muñeco loco. ¡Hay que ver cómo se ponen algunos cuando ven que España está a punto de romperse! Pero, en fin, el 26 del presente volvemos a las urnas. Estamos otra vez en precampaña y el personal empieza a hacerse preguntas. Colgamos aquí algunas que hemos escuchado en nuestro entorno con el fin de contribuir al debate y promover la reflexión interna en el seno de los partidos. Van agrupadas por formaciones políticas.

Unidas Podemos
. ¿Unidas? ¿Podemos? ¿Unidas Podemos?

PSOE. ¿Cómo es que Page sigue siendo candidato después de asegurar que dimitiría si Pedro Sánchez se imponía en las primarias a Susana Díaz? ¿Por qué debemos confiar en sus promesas si no cumple ni con las que afectan exclusivamente a su persona? ¿Con quién tiene pensado pactar preferentemente el gobierno de nuestra región? ¿Con Unidas Podemos o con el partido que ha insultado públicamente a su secretario general acusándolo de negociar la ruptura de España con los separatistas catalanes y con Bildu? ¿En algún momento se va a pronunciar un “no es no” tajante y meridiano a la derecha anaranjada? ¿Van a seguir permitiendo la instalación de macrogranjas porcinas? ¿Van a seguir asistiendo los cargos públicos socialistas a procesiones, misas, romerías y demás eventos confesionales?

PP. Entonces… ésos que van de verde y recorren España a caballo, ¿son buenos chicos, constitucionales y tal y tal, o son de extrema derecha? ¿Se podría reeditar el trifachito andaluz en Castilla-La Mancha? ¿Se puede pactar con ellos y a la vez negarles el saludo, como hace Pablo Casado? ¿Va a instalar Francisco Núñez fábricas de cochecitos en todos los pueblos de la región? ¿Van a seguir los peperos locales pasándose por el arco del triunfo las mociones aprobadas en los plenos municipales? Si sufren un nuevo descalabro, ¿venderán sus sedes, las pondrán en Airbnb o se quedarán en ellas como okupas? Y lo más importante de todo: ¡¿dónde han escondido a doña Finiquito?!

Ciudadanos. A ver… Ayer eran socialdemócratas y hoy liberales: ¿qué serán mañana? ¿Qué valor tiene la palabra de Rivera si negó varios millones de veces que apoyaría un gobierno de Rajoy y terminó sosteniéndolo hasta el último momento? ¿Van a pactar en Castilla-La Mancha con el partido al que acusan de entregar España a los separatistas o piensan expulsarlo de las instituciones con la ayuda de la ultraderecha, como han hecho en Andalucía? ¿Le van a encargar el himno de Castilla-La Mancha a Marta Sánchez? ¿Han pensado en la posibilidad de poner un ventilador gigante en la bandera de la punta del parque Abelardo Sánchez para que ondee como dios manda y no permanezca en esa flacidez francamente antipatriótica a la que nos tiene acostumbrados? Y para terminar: ¿tienen alguna tipo de oferta tchin tchin por la compra de gafas de ver españoles?

Ultraderecha. Entonces, ¿van a traer al Museo Municipal de Albacete el brazo incorrupto de Santa Teresa? ¿Convertirán C-LM en “la reserva espiritual de Europa”? ¿Se podrá cazar en esa reserva? ¿Van a purgar la Biblioteca Regional de libros subversivos y los van a quemar en la plaza de Zocodóver, o van a seguir fomentando “la funesta manía de pensar” entre la población? ¿Van a depurar de una vez por todas el magisterio de masones, rojos, ateos y feministas supremacistas, o se van a conformar con pedir inocentes listillas de funcionarios? ¿Van a seguir utilizando el concepto “reconquista” como un recurso exclusivamente retórico, o van a lanzar sus huestes a reconquistar Gibraltar, el Rif y toda Hispanoamérica, con un par de güevos? En definitiva, ¿volverán a hacer de España “una, grande y libre”, o se convertirán en una nueva “derechita cobarde, acomplejada” y afeminada?

Ahí dejamos esta ensalada de interrogantes. Quien quiera, que la aderece con sus respuestas. 

lunes, 29 de abril de 2019

ORGULLOSOS DE SER ESPAÑOLES

Nosotros, que somos internacionalistas, estamos hoy orgullosos de ser españoles. No porque nos sintamos superiores a nadie, ni porque pensemos que en nuestros genes-hijos de la mezcla de pueblos dispares a lo largo de los siglos-residan las esencias de Don Pelayo, ni porque pensemos que España es una unidad reaccionaria de destino en la universal.
Con todas nuestras carencias y nuestros errores, estamos orgullosos de que, en un momento crítico para nuestra democracia, en el momento en el que Ciudadanos y PP estaban dispuestos a gobernar con la ultraderecha, el pueblo español haya reaccionado con una participación electoral extraordinaria, enviando a los simpatizantes o colaboradores o cómplices del neofascismo a las bancadas de la oposición.
En España hay una mayoría de izquierdas, progresista, que no quiere que los salva patrias del franquismo nos hagan retroceder. La mayoría de los votantes se movilizaron para parar la victoria de la derecha. Ese caudillo mesiánico de Abascal, que desbarra en sus mítines como lo hacían los oradores de la Falange, concluyó su campaña pidiendo el voto para España y contra la anti España: como Fernando VII, como los reaccionarios del XIX, como los falangistas y los franquistas del XX, Abascal y Vox consideran que los que no piensan como ellos no son españoles. Y con este sujeto querían gobernar Rivera y Casado. No lo olvidaremos.
Por cierto, Rivera, con menos de la mitad de los escaños que el PSOE, siguió reclamándose como futuro presidente… y en su comparecencia de anoche siguió azuzando con la amenaza de Sánchez-comunistas-independentistas, y dijo que él es el único refugio de los constitucionalistas. Y prometió que también va a ganar las elecciones europeas. ¿También?
Y Casado, pues, pues… ¿qué decir? Que en cualquier partido conservador europeo ya habría dimitido, después de que el PP perdiera la mitad de sus diputados. Aznar y Casado han metido al PP en un hoyo del que quizá ya no salgan, pues sus compañeros de viaje, Rivera y Vox, suben mientras los populares se desploman. Pero en su comparecencia de anoche, Casado insistió en unir a la derecha para las próximas elecciones de mayo… así es que en un mes quizá nos espera un segundo embate del llamado trifachito, pero con los tres partidos juntitos.
Pasada la época de las grandes mayorías, el PSOE de Sánchez ha obtenido un gran resultado, quizá porque el electorado ha valorado, además de sus políticas, que era una garantía de convivencia frente a la rabia irracional desatada por la derecha antes y durante la campaña.
Unidas Podemos ha perdido una parte de su electorado, aunque haya mejorado en las dos últimas semanas todas las previsiones y encuestas. Se ha batido bien a la hora de explicar sus propuestas, inequívocamente de izquierdas y meridianamente realistas. Pero han pesado dos factores: el voto útil hacia el PSOE, y los muchos errores, tanto los internos como los de práctica política. Izquierda Unida aún no ha terminado de encontrar su encaje con Podemos. A pesar de todo, su resistencia final ha servido para apuntalar la mayoría de izquierdas frente al regreso al pasado que suponía la involución derechista.
Finalmente, es imprescindible tener en cuenta que en Cataluña y el País Vasco la sociedad ha hablado con claridad: los nacionalistas han recibido un respaldo incuestionable. El PP ha desaparecido del País Vasco, donde ni Ciudadanos ni Vox han existido nunca. Y en Cataluña Ciudadanos cae al quinto lugar y el PP se desploma. Por cierto, ¿asumirá la marquesa Cayetana Álvarez alguna responsabilidad por haber llevado al PP catalán de 6 diputados a 1? El caso es que, alejado el 155 de la derecha, toca ahora resolver la cuestión de la pluralidad de España en un marco constitucional, quizá, nuevo.
Bien, pero, ¿y ahora qué? Ahora toca formar un gobierno. Muy preocupantemente, en su comparecencia en Ferraz ante sus exultantes compañeros, Sánchez dijo que no ponía ningún cordón sanitario a Ciudadanos. Muy preocupante, tanto que sus propios militantes le gritaron “con Rivera no”. El electorado socialista, el de Unidas Podemos, tienen claro que el futuro del país pasa por un acuerdo entre las dos fuerzas que han parado al trifachito. Ya se verá cómo, mucho habrá que negociar sobre programa y gobierno, pero no hay otra. ¿Por su bien? No, no por ellos, por la gente, por toda la gente de este país, les haya votado o no, que necesita que nuestra democracia no se deteriore más, que los que más han sufrido la crisis sientan que el estado se preocupa de ellos y no de los más ricos, por los que necesitan que la defensa de las libertades y la igualdad no retroceda, por los que piensan que hay una solución dialogada a los problemas territoriales. No es tarea fácil, pero es la única opción posible. Unidas, podemos.



domingo, 21 de abril de 2019

HACER DE CORAZÓN TRIPAS

Sí, hace unas semanas publicábamos un artículo titulado “Tripas versus cerebro” y esta, bien podría ser pues su segunda parte. Se mantienen las tripas, y se alternan cerebro y corazón.

Y todo se ha ido desarrollando como era previsible. Y cada vez más tripas.

En general, candidato a cualquier institución, puede serlo cualquiera, y eso es bueno. Solo, que cabe exigir que esas personas, tengan o se preocupen por tener una mínima formación política. Los aquí firmantes, hemos asistido a reuniones políticas donde la gente llegaba con el mono de trabajo, directamente del tajo sin tiempo para más, y cuando abrían la boca, su criterio y razonamiento no desentonaba de cualquier otro asistente cargado o cargada de títulos universitarios. Pero lo cierto es que ahora, lo que se les comienza a exigir a los candidatos es que tengan alguna condición para que las tripas de los votantes se activen, y luego pasen cuatro años siendo brazos de madera.

Así, por ejemplo, ¿que hay captar los votos de quienes desean la prisión hasta el infinito y más allá?, pues se busca a alguien que haya vivido la tragedia de perder a un hijo o hija de una cruel manera, y tendremos el candidato perfecto. No importa mucho más, las lenguas se disparan y las tripas se revuelven y los votos serán debidamente vomitados en la urna. Es de lo que se trata y a lo que se juega. El líder no desdirá lo que suelte un agitador de tripas.

Y sobre todo banderas, que lo pueden todo, lo tapan todo. En España no se mueve nadie porque haya grandes ciudades con el 46% de los hogares con dificultades para llegar a fin de mes, con el 34% de las familias que no puede afrontar gastos imprevistos y con el 17% de la población que está en riesgo de pobreza, según datos del Instituto Nacional de Estadística. Aquí la gente no se echa a la calle por las cifras de paro, por los despidos, por los miles de jóvenes explotados o que deben irse fuera a encontrar trabajo a pesar de su extraordinaria formación. Porque cada vez los pocos ricos son mucho más ricos y los muchos pobres son mucho más pobres. En España las tripas no se mueven cuando los ladrones se han enquistado en el poder durante años y años mientras ocurría todo lo anterior. No, en España las tripas se mueven cuando ¡ondea la bandera! cuando nos tocan los toros o la libertad de matar liebres. ¡Eso sí que no, eh! Hasta ahí hemos llegado.

Y eso sí, llegado el momento del voto, en vez de quedar en casa quienes más asqueados deberían de estar de las políticas que hemos venido teniendo, la derecha; pues resulta que no, que quien queda en casa es la izquierda (una y otra y otra vez, y así dieciséis años hablando de derechas y de izquierdas, pero nos entendemos todos y todas perfectamente).

Leemos un extraordinario artículo de Jose Carlos Fernández donde explica con claridad meridiana el eterno error de la izquierda de llamar a la razón y no a las tripas, de cómo surgió el axioma de “no hay cosa más tonta que un obrero de derechas” y de cómo pasa el tiempo y la historia se repite en las estrategias de captación de voto por las diferentes organizaciones políticas.

Se ha dicho siempre: explicar programas, grandes ideas políticas y cómo llevarlas a cabo, es dificultoso, requiere atención que poca gente está dispuesta a dar. Soltar varios ladridos hirientes funciona, llega y además ¡te dedican más tiempo en los medios! Levantar un edificio lleva años de trabajo desde su diseño hasta su finalización, y andar pegando fuego es cosa de un rato.

Pero seremos tozudos, seguiremos llamando a la razón, al seso con corazón, a dejar las tripas, a movilizarse contra las barbaridades, a reflexionar sobre la globalidad de los programas y quiénes y cómo los llevarán a cabo. Y con todo eso sobre la mesa, entonces sí, a votar.





domingo, 14 de abril de 2019

El futuro se llama República

Somos republicanos porque se nos marcó a fuego que nadie es más que nadie” (Pepe Mujica)

Pues sí, claro que sí. Estamos de fiesta y celebración. Han pasado ya 88 años del nacimiento de la II República en España. Hoy la recordamos, reconocemos los avances sociales y democráticos que significó para los españoles y las españolas aquel corto período de tiempo.

Nosotros seguimos considerando que las banderas son señas de identidad que no ayudan a la convivencia, por eso la nuestra es del color del cristal, pero si tenemos que tener alguna, que sea la republicana, porque queremos ser ciudadanos y no súbditos, por eso seguiremos alzando cada día más altas nuestras voces para seguir luchando por un Estado en el que todas y todos seamos libres, iguales en derechos, responsabilidades y posibilidades y, en definitiva, ciudadanos plenos. Por ello, en nuestra ciudad, en el mástil de la punta del parque, más pronto que tarde se verá ondear la bandera republicana, un símbolo que representa la dignidad del pasado y la ilusión del futuro.

Tenemos una Jefatura del Estado medieval y anacrónica, que se hereda por genética y derecho de bragueta, que está por encima del bien y del mal. Tampoco conviene olvidar que jamás se ha visto a la Casa Real apoyar a las víctimas de los desahucios, a las personas que tienen que acudir a los comedores sociales para poder comer, a las víctimas de la violencia machista, a los trabajadores precarios o a los que sufren los abusos de los empresarios que han sido los triunfadores de la crisis económica o a las víctimas de los abusos de las élites. Sólo unos segundos en el mensaje de Navidad, eso es lo que dedica el ciudadano Felipe a los problemas de los españoles.

Algunas de las conquistas sociales reflejadas en la Constitución de 1978 no son más que papel mojado, pues ese reconocimiento en el texto constitucional no fue acompañado de medidas efectivas de protección, vinculantes para los poderes públicos y exigibles ante los tribunales. Todos sabemos que las decisiones clave las adoptan las grandes fortunas, capaces de hundir o reflotar una moneda, los poderes económicos salvajes y carentes de control democrático, así como organismos europeos y mundiales que tampoco responden a ninguna legitimación democrática. ¿Seguiremos complacientes, pasivos y sin reacción alguna?

Es hora de pasar página, tenemos la obligación de impulsar desde la base, un nuevo proceso constituyente que, por medios democráticos, trabajando dentro y especialmente fuera de las instituciones, logre una constitución republicana, fundamentada en la participación ciudadana y en un estado social y laico. Es imprescindible que se inicie un proceso constituyente que devuelva la voz y el poder de decisión a la ciudadanía. El proceso constituyente debe ser un camino basado en la participación de todas y todos, en la creación conjunta de unas nuevas líneas maestras que enmarquen la convivencia, partiendo de una mirada al pasado para reivindicar la memoria democrática, los valores republicanos y el reconocimiento a los hombres y mujeres que lucharon contra el franquismo, en toda su amplitud. Necesitamos un cambio político sustancial que conlleve un giro económico, social, cultural y ético radical. Ese cambio ha de ser la III República. Debemos ser cómplices en la consecución de una democracia avanzada, en el marco de un Estado federal, republicano y solidario que amplíe los marcos de libertad y participación, garantizando el bienestar económico, social y cultural de todos los ciudadanos y ciudadanas.

El movimiento republicano ya es imparable, ya no es una anécdota, es una realidad palpable que se ve en las iniciativas que los propios ciudadanos ponen en marcha y que se extienden a todas las partes del territorio nacional. Nuestra esperanza va creciendo en todas las esferas sociales, la república es futuro, el único futuro posible.

Hoy, más que nunca, hacemos nuestras las palabras de Juan Goytisolo: "No nos resignemos a una permanente injusticia. Bajar la guardia y rendirnos sería dar por buena la brutalidad de los alzados contra el conjunto de aspiraciones e ideales que encarnó la República. La herencia cívica y ética de ésta no ha muerto; sigue viva y muy viva en nuestros corazones y conciencias".

¡A por la Tercera! ¡La lucha sigue!




viernes, 5 de abril de 2019

PUTO MUNDO

Náusea, asco, estupefacción, vergüenza, sorpresa, extrañeza, duda, incertidumbre, rabia, indignación, coraje, angustia, incomprensión, ira, cabreo, enfado, impotencia, contrariedad, incredulidad, cólera, pena, agitación, desilusión, desesperanza, rebeldía, desazón, mosqueo, alarma, perplejidad, ganas de maldecir los estados y sus símbolos, de reventar las fronteras, de pisotear las banderas, de escupir a los pies de los gobernantes, de volar los pilares de esta caduca y egoísta Europa, de borrar del mapa los nacionalismos de cualquier pelaje…
                Todo eso es lo que sentimos cuando nos acordamos de que el gobierno de Pedro Sánchez mantiene retenidos desde enero los barcos Aita Mari y Open Arms. Desde entonces, cientos de personas, incluyendo un número indeterminado de niños y niñas, se han ahogado en las mismas aguas del Mediterráneo por las que circulan nuestros opulentos cruceros. Óscar Camps, director de la ONG Proactiva, calificó de “cobarde” la actitud de nuestro ejecutivo. A nosotros se nos ocurren muchos más adjetivos… En cualquier caso, aquí da todo igual. Con poner o quitar lazos amarillos, repetir muchas veces la palabra España y meter unos cuantos figurones (a ser posible toreros) en las listas electorales, ya tenemos bastante…
                Todo eso es lo que sentimos cuando nos enteramos de que, mientras nuestro ministro del Interior alardea de que se van a retirar las concertinas en el lado español de las vallas de Ceuta y Melilla, la administración marroquí las está instalando en su lado con dinero procedente de la Unión Europea. Fantástico, ¿verdad? Las quitamos de nuestra zona, porque parece que afean la imagen de un ejecutivo socialista chachipiruli, y pagamos para que las pongan nuestros vecinos unos metros más allá. Ya se sabe: ojos que no ven… Carne que se desgarra en el extranjero (aunque sea a un tiro de piedra), problema del forastero… Por si fuera poco, el ministro Grande-Marlaska ha ofrecido una explicación genial de la maniobra anti inmigratoria. Ha dicho que Marruecos ha excavado un foso y ha levantado una alambrada de casi dos metros con las susodichas concertinas para proteger una especie de puestos de vigilancia que se están levantando. Claro, jeje, no habíamos caído. Hay que levantar alambradas coronadas de concertinas porque los migrantes están interesadísimos en acceder a esos puestos para que la policía marroquí los apelee o los aprese y los abandone en medio del desierto… Cómo no lo habíamos pensado antes…
                Y todo eso es lo que sentimos cuando leemos, hace apenas unos días, que PSOE, PP y Ciudadanos han votado conjuntamente en la Eurocámara una propuesta de reforma de la Guardia Europea de Fronteras y Costas con la que, en opinión de la eurodiputada de Izquierda Unida Marina Albiol,  Salvini “ha conseguido imponer su agenda racista a toda la UE”. A partir de ahora, este cuerpo armado, compuesto por unos 10.000 agentes, tendrá la potestad de ejecutar deportaciones al margen de las legislaciones propias de los estados miembros. Así mismo, podrá llevar a cabo controles fronterizos y detener migrantes o refugiados e intervenir directamente en terceros países en los que, por ejemplo, la UE mantenga misiones militares. Ah, y por supuesto, la policía de marras no está mandatada para efectuar acciones de rescate de ningún modo. Salvar negros y moros… ¡Hasta ahí podíamos llegar!

                Y así estamos a estas alturas del siglo XXI. Desde 1988, año en que apareció el primer inmigrante ahogado en una playa española, hasta ahora, han sucumbido unas 18.000 personas en la inmensa fosa acuática del estrecho de Gibraltar. Libia se ha convertido en un moridero y en un inmenso mercado de esclavos gracias, entre otras cosas, a la intervención de los países occidentales. La codicia de los ricos sigue devastando el planeta. La industria armamentística se forra alimentando conflictos aquí y allá. Por todos lados se levantan muros y se excavan trincheras. El papa Francisco confiesa que lloró cuando Jordi Évole le mostró una concertina durante la entrevista que le hizo para su programa Salvados. Aplaudimos sinceramente ese gesto de humildad y compasión. Compartimos sus lágrimas. Ahora sólo falta convertir el llanto en la energía subversiva capaz de cambiar desde la base este puto mundo.