domingo, 27 de mayo de 2018

La moción del ascensor


  • Espere, espere-gritó una voz al otro lado de la puerta que se cerraba. El ascensorista detuvo las puertas y permitió la entrada a un nuevo pasajero.
  • ¿Hagta qué piso, señor? - preguntó educadamente, algo rígido en su traje abotonado hasta el cuello.
  • Donde vayan ellos- contestó resoplando el recién llegado, Rivera.
  • Yo voy hasta el final-respondió un poco borde Pedro Sánchez.
  • Y yo, y nosotros-añadieron todos los demás, Iglesias, Garzón, Urkullu, Torra…
  • Yo voy aún más lejos que todos los demás-añadió enigmáticamente Rajoy.

El ascensorista, impasible, cerró las puertas y accionó el botón: “todos al piso 2020, subiendo” canturreó. La máquina arrancó con un gruñido y un par de perchones. Los cables chirriaban sobre las poleas mientras el artefacto ascendía a paso de caracol. La lentitud del antiguo ascensor terminó por exasperar a Torra.

  • Cómo se nota-dijo, poniendo los ojos como la niña de El Exorcista-que es un ascensor español, antiguo, inquisidor, antidemócrata, bajito, moreno y feo. No me bajo porque Puigdemont me ha dicho que no me baje, que me espere para ayudar a echar a Rajoy… pero, claro, qué fácil, él está allí rodeado de alemanes europeístas, guapos, altos y rubios, que leen a Kant y escuchan a Bach, mientras yo sufro esta insoportable catástrofe humanitaria, rodeado de españoles sudorosos que bailan sevillanas y comen ajo...

Al llegar a la primera planta el ascensor se detuvo, y Torra se apeó. “Haced lo que queráis con él-gritó- a mí me da igual, no quiero saber nada de estas gentes del sur. Visca el 3 per-cent… digo, Visca Cataluña”.

  • Subiendo.
  • Mariano-susurró por lo bajo Urkullu, para que no le escucharan los demás-tú sabes que nosotros no podemos dejar que humilles a los nacionalistas catalanes. Te lo advierto, si no retiras el 155 me bajo y te dejo solo… bueno, a no ser que me ofrezcas algo a cambio, tú ya sabes…
  • Bueno sí, claro, eso está muy bien, pero, bueno, uno no sabe, pero es una buena idea, la estudiaremos y si luego tal ya lo vemos y eso. Pero no me pienso hacer del Atleti, yo soy del Madrid.

Planta segunda, el ascensor se paró y Urkullu se bajó del mismo. “Agur Mariano, ya me subiré en otro momento, los nacionalistas siempre hemos pillado cacho en la política española… es cuestión de esperar”.


El ascensor se detuvo y las puertas se abrieron. Sánchez se bajó, rumiando algo así como “¿por qué no ganaría Susana?”. Detrás de él se bajaron todos los demás, cabizbajos… todos menos Mariano y el ascensorista.





domingo, 20 de mayo de 2018

¡MENUDA GORRINERÍA!



Ni son marcianos, ni seres extraños de otras galaxias… Quienes parecen tener empeño en invadir estas tierras, ¡son los gorrinos!

Como lo leen, así, de pronto, ha caído un proyecto de macro-granja en la zona de Pozuelo y Argamasón, que pretende poner en marcha una producción intensiva con 18.000 madres que parirán hasta 550.000 lechones, que a su vez habrían de ser engordados hasta los 20 kg, en nuevas granjas que, lógicamente, se instalarían cerquita, en esta comarca. Por otro lado, una empresa ha solicitado ya instalar una macrogranja en Tarazona de La Mancha.
La propuesta para Pozuelo, es la construcción de 51 naves, repartidas en nueve núcleos, algunos de ellos con capacidad para albergar a 40.000 cerdos, una a 1,5 Km. de la Zarza.
El proyecto presentado adolece de numerosas deficiencias. El POM de Pozuelo, indica que, para la implantación de cualquier actividad ganadera, se establece una distancia mínima al límite del suelo urbano, de 2500 metros, y sin embargo hay al menos cuatro localizaciones a menor distancia, incluso la propia localidad de Pozuelo (la más lejana) se afirma que está a 2,61 Km, aunque el límite del suelo urbano es inferior a esos 2,5 km.
Del cerdo no sirve todo: los purines de granjas porcinas, entre otras cosas, suponen un grave problema de contaminación. Las plantas depuradoras, dejaron de tener ayudas y muchas cerraron. Los efectos que causan pueden verse grabados con un dron en este vídeo (clique aquí). La cosa va más allá de los imaginables insectos o malos olores: nitrógeno, cobre, zinc, antibióticos, etc. aseguran una grave contaminación del entorno. Una familia (matrimonio joven con 3 hijos) dedicada a la agricultura ecológica, ve como se le echa encima toda esta fuente de contaminación, lo que les llevaría a perder su labor.
Hay vulneraciones graves: se calculan que pueden llegarse a originar 450.000 litros de purines al día, y resulta que esta zona de Pozuelo está dentro de la denominada “Zona Vulnerable a la Contaminación por Nitratos”, de acuerdo a lo establecido en la Orden de 2/08/2012, de la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente. En fin…
Consultadas dos profesoras (PDI, personal docente e investigador) expertas de la UCLM, tras un primer análisis del proyecto no dudan en afirmar que los números han sido tratados de forma torticera.
La empresa supera con creces las necesidades de agua que tiene concedida la zona. Afirman que lo suplirán con la recogida de lluvias, y aportan cifras que no se corresponden con el agua que, por desgracia, sabemos que año tras año es posible recoger.
Se habla de la profundidad del acuífero, pero seguramente por gran desconocimiento de nuestra realidad, se debe manejar el mismo proyecto realizado para otro lugar, porque nada tiene que ver lo que se afirma con el hecho de cómo recargan nuestros acuíferos, y su problema de arrastrar los nitratos de alta solubilidad a las capas freáticas.
 Lo que venden como bueno, la zanahoria de siempre: se crearán, dicen, 150 puestos de trabajo. Se puede comprobar que otras macro-granjas similares, al poco tiempo, se ha quedado tan solo con un 25% de esos puestos anunciados y con una precariedad notoria. Y lo que hay por perder, supera con muchas creces lo supuestamente ganado.
Es sabido y no son casuales estas solicitudes, y las que se podrían esperar. En Centroeuropa, comprobados los daños causados por este tipo de negocios, han endurecido notoriamente su legislación, y desde allí han puesto ahora sus ojos sobre las extensiones manchegas, también comprobado que en Murcia han comenzado a cerrar el grifo.
Pero, no es solo medio ambiente y pérdida de calidad de vida. La salud de las personas, también se pone en juego. Un Informe sanitario redactado por Ángela Prado, médica intensivista del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete, y titulado “Riesgos para la Salud Pública relacionados con la instalación de macrogranjas porcinas” advierte con claridad de las consecuencias para la salud de las macrogranjas de cerdos.
Refiere cómo son numerosos los estudios publicados que vinculan el tamaño de la cabaña porcina de un área, con las dañinas altas concentraciones de nitratos en las fuentes de agua.
Igualmente habla de la emisión de gases, como el sulfuro de hidrógeno y el amoniaco. El amoniaco, es una sustancia potencialmente tóxica para cualquier ser vivo, generando problemas de salud según la concentración, el tiempo de permanencia, temperatura ambiente, distancia al foco, susceptibilidad individual, etc.  Explica cómo en la última década, que se tenga constancia, más de 2300 empresas de nuestro país se excedieron en sus emisiones de amoniaco a la atmósfera y ¡el 94% eran granjas!
El informe, afirma también que, si se administran antibióticos de forma indiscriminada a los animales de consumo humano, estos animales desarrollarán cepas comensales resistentes a los antibióticos, que podrían acabar creando infecciones al ser humano.
Por todo ello, el informe concluye que los beneficios que puedan conllevar en modo alguno superan los perjuicios que suponen.

Resulta evidente que (y más ante la actitud dubitativa y ambigua de algunas formaciones políticas) la gente no iba a quedar callada, y se ha creado la plataforma “No a la Macro­granja en Pozuelo y Argamasón”, que ya llevan varias acciones (fotografía de inicio) para dar a conocer el problema. Desde aquí, nuestro apoyo y petición de que sea debidamente escuchada.





viernes, 11 de mayo de 2018

CORTES DE MANGAS Y PENSIONES

No sirven las disculpas de la Secretaria de Estado de Comunicación, Carmen Martínez Castro, mano derecha de M.Rajoy, por sus insultantes palabras dirigidas a los pensionistas de Alicante, que protestaban sonoramente, el pasado sábado 5 de mayo, por la visita del Presidente del Gobierno al ayuntamiento de la capital alicantina. Su indignidad está representada en lo que sentía y dijo: “¡Qué ganas de hacerles un corte de mangas de cojones y decirles: Pues os jodéis!”. La señora M. Castro sigue en su cargo público, su cese o dimisión está más que justificado. Pero en Españistán estos personajillos, que cobran de nuestros impuestos, tienen barra libre para todo y contra todos. ¡País!

Al Partido Popular le molesta la protesta ciudadana. No soporta que los colectivos organizados salgan a las calles a manifestar que están más que hartos de sus políticas sociales, que la gente denuncie, alto y claro, que la pobreza y la exclusión social aumenta cada día más, que los recortes en derechos sociales se perpetúan. En vez de tomar medidas positivas para la mayoría de la ciudadanía, no tienen más recetas que el insulto, la descalificación y los cortes de mangas hacía los más débiles. ¡Indignante!

La protesta debe seguir, no se debe desfallecer en la reclamación de lo que viene reflejado en la Constitución. Para muestra, la lucha que lleva en toda la geografía del país la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones, a la que están adheridos, en nuestra provincia, “Albacete en Defensa de las Pensiones Públicas” y la “Plataforma Almanseña por la Defensa del Sistema Público de Pensiones” que han dado un ejemplo de lucha, en las últimas semanas, por unas pensiones públicas dignas, garantizadas y blindadas en la Constitución.

Las reivindicaciones van mucho más allá de la revalorización de sus pensiones según la subida del IPC, una batalla casi ganada -ahora apareció el dinero que no tenía M.Rajoy-, pero que incluye otros temas de vital importancia como:

  • Derogación del factor de sostenibilidad de las pensiones, y que no solo se aplace cuatro años.
  • Cambio del Indice de Revalorización por la actualización según el IPC de forma permanente en todas las pensiones, se devuelva todo lo perdido desde el 2011 al momento actual y las pensiones mínimas se establezcan en los 1.080 euros, según viene recogido en la Carta Social Europea.
  • Establecer medidas suficientes para eliminar la brecha de género de las pensiones, especialmente en el colectivo de viudas que está siendo maltratado con unas pensiones de miseria.
  • Derogación de los aspectos negativos de la Reforma de 2011 (PSOE), sobre edad de jubilación normal y anticipada, cálculo de la pensión y otras medidas que dificultan el acceso a la jubilación. Derogar, también, la reforma laboral de 2013 (PP), que tanta precariedad en el empleo está provocando.
  • Garantizar la financiación de la Seguridad Social en los Presupuestos Generales del Estado, complementando los ingresos por cotizaciones y que suponga la base para una reforma futura.
  • Blindar en la Constitución el derecho a una pensión pública digna y suficiente, ubicando dicho derecho en la Sección 2ª del Capítulo 2º del Título 1º de la CE, que conforme a las previsiones de su artículo 53 goza de una protección reforzada.

Desde este humilde rincón digital, nuestra total solidaridad con la lucha de los pensionistas por las pensiones de hoy y de mañana. Su resistir, persistir y nunca desistir son dignos de toda admiración, y el corte de mangas de Martínez Castro no muestra más que veneno hacia los más vulnerables, pensionistas que solo reclaman garantías de una vida digna y máximo respeto, algo que tienen más que merecido, pues han cargado, durante muchos años, este país sobre sus hombros.

El mejor “corte de mangas” es el que le vamos a dedicar a estos desvergonzados en los próximos procesos electorales. Eso es lo que más les “jode”. Pues tocará darles tres tazas de esta medicina y llenar las urnas de votos de pensionistas dignos que no perdonan el insulto, su olvido y sus pensiones públicas ultrajadas. ¡Memoria, mucha memoria! Los yayos y yayas están más cerca de la victoria.



MI VICTORIA

Me puse de lado de los indios,

y me derrotaron;

me puse de lado de los negros,

y me derrotaron;

me puse de lado de los campesinos,

y me derrotaron.

Me puse de lado de los obreros,

y me derrotaron.

Pero nunca me puse de lado

de los que me vencieron.

¡Esa es mi Victoria!

(Darcy Ribeiro, antropólogo y político brasileño)







sábado, 5 de mayo de 2018

¡¡ES EL MARCO ESTRATÉGICO 2020, AMIGOS!!


Reflexiones en torno las concentraciones convocadas por la Plataforma por la Educación Pública


La Plataforma por la Escuela Pública, integrada en Castilla-La Mancha por UGT, CCOO, STE, Estudiantes en Movimiento, Frente de Estudiantes y CONFAPA, ha convocado concentraciones para el próximo 8 de mayo. En Albacete se realizará a las 18:00 en la puerta de la Delegación Provincial de Educación. Desde luego, hay motivos más que sobrados para que las camisetas verdes, que algunos se quitaron un poco “de correprisas” con el cambio de gobierno regional, vuelvan a las calles.

Como señalan los mismos convocantes, necesitamos urgentemente mejorar la financiación del sistema educativo. Resulta absolutamente inaceptable que el porcentaje del PIB destinado a educación caiga en 2018 hasta el mínimo histórico del 3’8%, de igual modo que resulta inaceptable que en nuestra región se mantengan las ratios ilegales, que los centros a veces apenas tengan con qué encender la calefacción, que se siga maltratando a la inmensa mayoría del profesorado interino o que las bajas se cubran tarde, mal y nunca, sobre todo a final de curso.

Así mismo, coincidimos con la Plataforma en que hay que derogar cuanto antes ese engendro autoritario y segregador llamado LOMCE y en que hay que intentar por todos los medios consensuar una nueva ley educativa que proporcione estabilidad al sistema durante unas décadas. Aunque, no nos engañemos, la tarea no va a ser fácil porque la derecha política, económica y social a lo que realmente aspira es a cargarse la educación pública para hacer caja con sus tinglados privados.

Es decir, que lo que se reivindicará en las concentraciones del próximo día 8 nos parece totalmente razonable… pero a nuestro juicio, por otro lado, insuficiente. Porque, por ejemplo, echamos de menos alguna alusión a que la escuela pública debe ser laica, porque si es la de todos y todas, no puede haber privilegios para nadie. Echamos también en falta que la Plataforma denuncie los conciertos educativos, que representan una auténtica sangría de recursos públicos hacia empresas privadas vinculadas, en su mayor parte, con la Iglesia Católica. Resulta totalmente inadmisible que se estén cerrando aulas en centros públicos mientras se sigue aumentando el presupuesto de la concertada. Y resulta desconcertante que nadie, o casi nadie, diga nada al respecto.

Por último, consideramos que tanto ésta como las últimas movilizaciones en el sector educativo han pasado por alto el núcleo del problema, y es que hay un plan para mercantilizar la escuela pública y convertirla en un mecanismo generador de mano de obra acrítica, atomizada y sumisa para mayor gloria del sistema productivo. Ese plan tiene nombre y apellidos: Marco estratégico para la cooperación europea en el ámbito de la educación y la formación (“ET 2020”). En él se alude al alumnado como mero “capital humano”, o sea, como un recurso más al servicio de la generación de beneficios. Se insiste en que una de las metas fundamentales es “mejorar la empleabilidad” en función del “mercado de trabajo”, como si nuestras escuelas fuesen simples academias para oposiciones o centros de inserción laboral, y no espacios para el conocimiento y para el fomento de una ciudadanía crítica. Se propone como objetivo estratégico incrementar “el espíritu emprendedor”, potenciando “la asociación entre el mundo empresarial y los diferentes niveles y sectores de la educación”. Para ello, los sistemas educativos se organizan en torno a la programación por “competencias” (sustantivo del verbo “competir”), a la evaluación por “estándares” (como ocurre en las fábricas) y a la elaboración de “rankings” de centros educativos (como se hace con el resto de las empresas). Este es el gran peligro que amenaza la educación pública. ¡¡Es el marco estratégico 2020, amigos y amigas, compañeros y compañeras de la Plataforma!! Es, en definitiva, el capitalismo salvaje (valga la redundancia) que, si no lo impedimos, terminará siendo inoculado en la misma médula de nuestro sistema educativo.

Por eso, cómo no, animamos desde aquí a participar en la concentración del próximo día 8. Sobran los motivos. Pero también invitamos a todos los actores a, posteriormente, llevar a cabo una profunda reflexión colectiva acerca de quiénes somos, de dónde venimos y, sobre todo, adónde realmente queremos ir.

domingo, 29 de abril de 2018

Tormenta en el Golfo de Génova

El pesado galeón pirata Sotodelreal estaba ya a pocas millas de su refugio, un bonito puerto del Golfo de Génova. A pesar de que Génova, el Golfo, su hogar, estaba cerca, el capitán Mariano Drakejoy, cual Corsario Negro, ordenó abandonar en mitad de la tormenta a algunos ex amados marineros.

  • Capitán, piénselo bien, estamos ya cerca de casa, en el Golfo- suplicó la contramaestre Delacospe.
  • El Golfo es el que quiere que sea nuestra casa los marineros y es los marineros el que quieren que el Golfo es lo que seamos-contesto críptico Mariano.

Delacospe ordenó soltar el lastre: los marineros metieron a un grupo de llorosos ex compañeros en un bote que soltaron en las embravecidas aguas. Matas, Bárcenas, Granados, Ignacio González, Rita Barberá, Esperanza Aguirre, Pedro Antonio Sánchez, Ricardo Costa, Juan Cotino, Carlos Fabra… alzaron sus brazos hacia Mariano, antes de desaparecer para siempre. Él, lacónico y enigmático, les envió un último susurro: “sed fuertes”. Después volvió junto a la rueda del timón.


El joven timonel, perplejo, hizo girar la rueda del timón sin ton ni son y el galeón se estremeció, desnortado, a la deriva. Delacospe corrió junto a Drakejoy:

  • Señor, señor, nos hundiremos si no recogemos velamen.
  • Sí, mi fiel amiga, tienes razón y tal. Tomaré una decisión.

La marinería se echó a temblar al escuchar a Mariano. “Tomará una decisión…”, se les oía repetir desolados. “¿Cuándo?”, se atrevió a preguntar un grumete de las Novas Tripulaciones, antes de ser arrojado accidentalmente por la borda.

  • Lo más sensato, lo de sentido común, es recoger velamen- concluyó el capitán, cucando el ojo debajo del parche.- Velamen y lastre, las dos cosas.

La tripulación pasó de la desolación a la alegría y de esta al temor. ¡Soltar lastre! ¿Quién sería ahora señalado por el inmisericorde dedo de Mariano? El ojo del capitán recorría el complicado velamen del galeón, intentando recordar los nombres de ese montón de trapos, rumiando: “it is very difficult todo esto…

  • ¡Vale, ya!-rugió satisfecho-. Para empezar, Cospemari, arria el palomáster del trinquete de la Cifu, y lo lanzas por la proa. Ah, y que se lleve todas las cremas, que pesan una tonelada.

Delacospe, lamentando la pérdida de la necesaria y rejuvenecedora protección solar, cumplió las órdenes. La rubia cabellera desapareció bajo las aguas.


Un chapuzón y las gafitas del ex contramaestre quedaron flotando como sobre una alberca colombiana de Aguas de Madrid.


Y así, ante una tripulación encogida y atemorizada, el ojo infalible de Mariano buscaba la forma de salvar al Sotodelreal, de soltar todo el lastre posible, de borrar todo lo que le impidiera arribar a Génova.


En ese momento, la contramaestre Delacospe, para salvar a su amigo Conde, alertó al capitán con un grito:


Mariano se giró y, mirando por el catalejo puesto del revés, avistó al buque del Corsario Riviera Naranja.


Ante la inquietud de Delacospe, Mariano sentenció:


Delacospe suspiró aliviada… sobre todo porque, aprovechando la distracción de Mariano, había escondido a su amigo Agustín Conde en la bodega. Perdida España, siempre les quedaría Castilla-La Mancha. Pero esa sería otra tormenta…

                                                                                                                                                     @CPuenteMadera

viernes, 20 de abril de 2018

NO MARQUES LA CASILLA DE LA IGLESIA

Por todos, por todas: no marques la casilla de la Iglesia Católica en tu declaración de la Renta. Si lo haces, estarás haciendo un flaco favor a tu país.
Estarás desviando fondos públicos hacia un fin privado, de modo que una parte de tus impuestos no se destinará al bien común sino a intereses particulares.
Estarás colaborando con una estrategia recaudatoria que contradice el carácter aconfesional de nuestro estado, recogido en el artículo 16 de nuestra Constitución, y que discrimina al resto de confesiones.
Estarás contribuyendo con el sostenimiento de algo así como una teocracia machista de origen medieval, que excluye a las mujeres de sus órganos de decisión, que ignora las normas de funcionamiento democrático que se exigen al resto de organizaciones y que, en pleno siglo XXI, sigue sin ratificar numerosos protocolos internacionales de derechos humanos.
Estarás corroborando con tu gesto su doctrina oficial respecto al colectivo LGTBI, que sigue hablando de lesbianas, gais, transexuales, etc. como personas depravadas, inmorales o enfermas…
Estarás financiando una institución que se ha opuesto con uñas y dientes a todas las leyes progresistas o emancipadoras, como son las que regulan el derecho al divorcio, al matrimonio entre personas del mismo sexo o a la interrupción voluntaria del embarazo.
Estarás fomentando el adoctrinamiento de la infancia, que es la edad de los juegos y no de los dogmas.
En definitiva, estarás engordando a una especie de “estado dentro del estado”, no sujeto a responsabilidad fiscal, regido por normas que contradicen nuestro ordenamiento jurídico, que lleva años acaparando inmensas propiedades públicas mediante el procedimiento de inmatriculaciones promovido por el gobierno de José María Aznar, y que dispone de toda una constelación de congregaciones ultraconservadoras (opusinos, legionarios, kicos…) incrustadas en la médula del poder (gobierno, judicatura, empresas, educación…).
Y, finalmente, no ayudarás de forma significativa con ninguna causa social o humanitaria, porque la Iglesia recibe todos los años en torno a 11.000 millones de euros por los más diversos conceptos (IRPF, exenciones, subvenciones, donaciones de suelo público, salario de los profesores de religión, sostenimiento de los centros escolares privados concertados…). Si realmente el estado recuperase la soberanía sobre ese dinero y lo invirtiese en servicios públicos, como sucede en cualquier sociedad avanzada, España probablemente saldría del subdesarrollo social en el que se encuentra. El problema es que las administraciones actuales están delegando cada vez más su responsabilidad institucional en organizaciones no gubernamentales, muchas de ellas de carácter religioso, sin duda porque perciben la caridad como un oportunísimo paliativo de los destrozos provocados por sus propios recortes.
Por lo demás, nadie niega la libertad de conciencia . Se trata, como ya advirtió Manuel Azaña mientras se debatía la Constitución de 1931, de situar la vivencia religiosa “dentro de los límites de la conciencia personal, porque es en la conciencia personal donde se formula y se responde a la pregunta sobre el misterio de nuestro destino”. Así de sencillo. No podemos reclamar al resto de la sociedad que financie o difunda nuestras creencias privadas. Y los cristianos deberían ser los primeros en defender el laicismo, porque no en vano fue el mismísimo Jesucristo quien dijo aquello tan célebre de que hay que “dar al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios” (Mateo, 22, 21). De manera que ya está: en la declaración de la Renta no marques la casilla de la Iglesia y permite que el Estado se quede con lo que es del Estado. Y luego que cada cual done las cantidades que considere a su parroquia, mezquita, sinagoga o templo pagano…
Ah, y piénsate lo de marcar la casilla de “fines de interés social” porque de esa manera la mayor parte del dinero también acabará en el insaciable cepillo de la Iglesia.




domingo, 15 de abril de 2018

IMPRESENTABLES DE MUERMÓN Y MUERMÓN



(imagen tomada de Eco republicano)
Bueno, ¡atención, atención!, dijo golpeando con la cucharilla de plata el vaso de cristal de Bohemia. Ya sabéis, esta es la cena semanal de asistencia obligatoria para toda la familia, en la que todos estamos comprometidos a hablarnos, nos guste o no (que es que no). Se trata de perpetuar el chollo, el vivir como dios sin dar palo, y para ello, aquí desfacemos los entuertos que durante la semana habéis realizado… que es un sin parar, por cierto.
¡Anda! ¿Y por qué es esta bruja la encargada de tomar ahora la voz cantante? Le dijo Tristina a Selena.
Shhhhhhhhhhh, que como os oiga os la cargáis… dijo la madre.
Y continuó hablando, cambiando la cucharilla por un tenedor. ¿Y el abuelete? ¿Dónde está el abuelete?
Salió hace un rato y aún no ha vuelto, respondió uno de los 12 criados que atendían la mesa.
Pues de los dos tipos de salida que tiene, espero que haya sido por la cosa de las comisiones, que hay que seguir amasando fortuna, porque hoy la gente se espabila y nunca se sabe cómo acabaremos. Como haya sido por cosa de faldas, me va a oír…
Veis, ahí sí que estoy de acuerdo con la Yeti, dijo la madre…
¡No sabía nada el Franco ese! Ya se encargó de quitar de en medio al abuelo Juan, por listillo, y dejar al suegraje este, que bien que se lo monta, pero da imagen: la gente lo ve más campechano que golfo.
Y en esas, entra Cuanparlos en la sala, atufando a una mezcla de Varon Dandy y Joya, y más colorao que un tejo: Disculpadme, he tenido que salir por trabajo y derrochar un poco campechanía por ahí…. Mientras, se oía a alguien farfullar… el día que me entere quién le pasa la Viagra, se la voy a cambiar por Bromuro, y se va a enterar el listillo este.
Bueno, dijo Tristina, que sepáis que empiezo a estar harta de tener que venir clandestinamente, ¡con lo que está pasando mi pobre Undar! ¿Qué somos?, ¿unos ladrones vulgares? ¡No! Somos reales, ¿y eso no cuenta?...
Mira nenica, se adelantó a decir Selena: por menos tuve yo que tener un cese temporal (perpetuo) de la convivencia con mi Maricha. Y, además, que soy la primogénita, y, por tanto, si hombres y mujeres somos iguales, incluso ante la ley, yo debiera gobernarrrrrr. JAJAJAJAJAAJ se oyó un estrepitoso clamor de risas y destornille varios, que se alargó por unos minutos.
¡Pues yo no me río! Sentenció la Yeti cambiando el tenedor por el cuchillo, y haciendo callar abruptamente a todos: esta un día lo suelta por ahí y ya no lo arreglamos con ninguna cena que valga. En fin, a ver si lo entiendes, olvídate de eso si quieres que todos sigamos viviendo del chollo de los mansos españoles. Dejalo ya y vete a hablar con la Cifu, y que te explique, porque luego a luego tu Fruilancete va a necesitar de títulos y diplomas, varios.
Por cierto… ¿y aquél del rincón que siempre está allí quién es? Pues hombre, los primeros maridos, se apresuró a contestar, saben demasiado de su pareja, y conviene tratarlo como de la familia, en todo lo bueno, y en todo lo mejor, ya me entendéis.
En fin, que vamos a tener que salir todos juntitos riendo y pareciendo amiguitos, campechaneando, a ver si arreglamos los desaguisados semanales…
Entonces, Fegripe Quésesto, preguntó: ¿pero alguien cree que este ñoño pueblo español un día nos dará la espalda?
A Cuanparlos le faltó tiempo: ¿tú estás tonto? ¡pues claro! El día que la gente por fin le dé por enterarse de cómo vivimos a su costa, que se plantee lo de tener un rey salga como salga y sea como sea por un coito, y sobre todo, cuando PP y PSOE no puedan protegernos y se deje de tapar todo lo que suponemos nosotros y lo que supuso la República, su logros en educación, en asuntos sociales, para la mujer, la salud… la gente espabilará. Necesitaríamos que volviesen los de antes para que dejasen todo como estaba, y eso, es siempre desagradable y algo molesto. Mejor prevenir, y prosigamos haciendo paripé para darles algún mínimo argumento a los grandes partidos y que nos sigan manteniendo el ritmo de vida y felonías que llevamos. ¿O no es así?
Mientras, en la calle primero un susurro, pero cada vez más fuerte, se escuchaba un coro… ¡no hay dos sin tres, República otra vez!