jueves, 13 de septiembre de 2018

SIN ARMAS, NO HAY GUERRA


En 2015, una coalición internacional liderada por Arabia Saudí atacó desde el aire al grupo armado de los huzíes en Yemen, desencadenando una guerra civil que interesa económicamente a la dictadura saudita. Tres años después, el conflicto de Yemen no muestra ningún signo real de remitir. En medio de esta guerra se encuentra atrapada la población civil, con miles de víctimas mortales y numerosas personas heridas, con una crisis humanitaria que crece vertiginosamente. Pese a las numerosas denuncias sobre conducta temeraria en Yemen y sobre las devastadoras repercusiones que las violaciones graves del derecho internacional están teniendo sobre la población civil, muchos países, entre los que se encuentra España, han continuado vendiendo armas a Arabia Saudí y a otros países miembros de la coalición para su uso en el conflicto. La coalición dirigida por la petromonarquía saudita, hermanos y grandes amigos del emérito campechano y su nene, ha utilizado estas armas para matar y herir a civiles, destrozando los medios de subsistencia de la población yemení, provocando una hambruna intolerable.

Hace muy pocas semanas, el gobierno de Pedro Sánchez anunció la paralización de la venta de 400 bombas de precisión láser del ejército español a Arabia Saudí, de un contrato firmado en el verano de 2015 entre el Ministerio de Defensa español y el reino saudita. Pero como va siendo norma, este gobierno de Sánchez hace bonitos gestos y anuncios de medidas y a los pocos días se rectifica a sí mismo. Por la presión de los trabajadores de Navantia y de Susana Díaz, que sigue mandando mucho en las filas pesoistas, el gobierno de la nación, haciendo poco ruido y aprovechando la dimisión de la ministra Montón, ha ordenado enviar las bombas a Arabia Saudí. Margarita Robles y Pedro Sánchez serán cómplices del infierno que seguirá sembrando el ejército saudita con este tipo de bombas sobre Yemen, usándolas criminalmente contra hospitales, mercados, colegios, bodas, autobuses escolares... Otro incumplimiento más del programa electoral de los que iban a regenerar la política con su absoluta incoherencia falta de toda ética.

El contrato con Navantia para construirle cinco corbetas a la dictadura saudita, con la que podrán bloquear marítimamente el suministro de alimentos a la población yemení, estaba en el aire si se revocaba la venta de las 400 bombas de precisión. El más que probable chantaje de Arabia Saudí ha hecho mella en el gobierno de España, pero tampoco olvidamos la gran influencia de la proximidad de las elecciones andaluzas con los trabajadores y trabajadoras de los astilleros gaditanos movilizados por su precariedad y ajenos al sufrimiento en Yemen. Una vez más, este capitalismo feroz ha priorizado la economía a cualquier crimen contra la humanidad. Se va a hacer negocio ayudando a matar seres humanos, incumpliendo los propios Tratados Internacionales que nuestro país ha firmado. ¡Cuánto miserable!

¿De verdad tenemos que seguir fabricando y vendiendo armas para subsistir? ¿Por qué no se ha intentado reconvertir Navantia como constructora naval para otro mercado que no sea el militar? Este es un problema que viene de lejos y tiene que ver con la necesidad estratégica del cambio del sistema productivo que tenemos en este país, por lo que es responsabilidad del Gobierno y de las administraciones, también las del PSOE, crear alternativas laborales que no conlleven la posible comisión de crímenes de guerra ni tengan un impacto negativo sobre los derechos humanos.

No olvidemos que sin armas no hay guerras y que la muerte, o mejor dicho el beneficio extraído con la muerte, es la razón de ser de tal industria y que vivimos en un reino de comisionistas que hay que proteger. ¿Hasta cuándo?

Como afirman varias ONGs concienciadas en el tema, son muchas las vidas que están en juego y debemos negarnos a ser cómplices de crímenes de guerra. Se ha querido enfrentar a las verdaderas víctimas de un conflicto con los sufridores de la precariedad laboral, y esto es de una obscenidad abrumadora. Aquí no ha primado el cumplimiento de la ley y el respeto al derecho internacional frente a cualquier otro argumento. Se ha impuesto fabricar como sea, para quien sea, con el contrato que sea, con el salario que sea, donde sea, con el horario que sea y el producto que sea. Alguien ha aprovechado la complicada situación de Navantia para enfrentar a trabajadores con víctimas, alguien que no es trabajador ni víctima.

Las canas o la calvicie han cambiado el aspecto externo de estos cansinos puentemaderos. El paso del tiempo se nota en nuestras múltiples arrugas faciales, nos hacemos mayores,… pero nuestros principios ideológicos siguen intactos, dominando nuestros corazones y nuestras luchas. Por eso, seguimos manifestando que no tenemos ninguna intención de dejar de agitar la bandera blanca del antimilitarismo desde esta humilde columna de opinión. Reiteramos que estamos totalmente en contra de la industria militar y que el desarrollo de cualquier territorio, ya sea en Albacete o en Cádiz, no puede basarse en el sufrimiento de inocentes.

Gritamos, una vez más, alto y claro: ¡Sin armas, no hay guerras!

¡La lucha sigue!







domingo, 9 de septiembre de 2018

LOS POLÍTICOS EN LA FERIA 2018


Hace tres años publicábamos un artículo en clave de humor sobre qué hacía cada político cuando visita la feria de Albacete. Vienen invitados por sus partidos políticos y nosotros jugábamos a encontrarnos con ellos y sorprenderlos en su atracción favorita. Bueno, releyendo, está feo decirlo, pero…dimos de pleno en todo. Comenzábamos diciendo: “Al primero que cazamos es a Pedro Sánchez. Ya ha sacado su billete para la noria y está en la cola para subir. Nos confiesa que espera para llegar a lo más alto. Está convencido de que antes o después llegará arriba. Sabe que en este país es cosa de paciencia y que hasta ahora basta con esperar: unos suben y los otros bajan irremediablemente. No tiene prisa, seguro de que su momento llegará”. ¿Qué? ¿Cierto o no? Su momento llegó antes de lo que él, y sobre todo su partido, esperaban. La cosa ahora está en que (igual que el anterior) no llevaba suficiente para adquirir el billete, y lo tuvieron que poner entre varios, y claro una vez arriba, no lo recordaba muy bien, y solo ve a unos gritando desde abajo… desde allá tan leeeeejos, por lo que sigue a lo suyo.

A Pablo Iglesias, decíamos que lo encontramos en los siempre exitosos, entre los más jóvenes, coches de choque. En esta ocasión, sigue igual, nada ha cambiado, bueno, vemos que va con cinturón puesto y casco: estupendas medidas, ya es padre de familia y tiene hipoteca que pagar, hay que cuidarse.

En aquel entonces vimos cerca, en la Olla Loca, a Albert Rivera. Hoy no lo vemos, pero nos dicen que hace un rato, el 112 se ha debido llevar a un señor que tras un ataque de improperios igual a andaluces que a madrileños que a catalanes, ha empezado a levitar lleno de urticarias y soltando espumarajos por la boca al ver un banderín amarillo colgando de la atracción.

Luego, nos cruzábamos a los vinitos y allí de nuevo, de cháchara con la gente, intentado formar panda, Alberto Garzón. No es fácil, cada cual a lo suyo. Suena de fondo “ni contigo ni sin ti”. Pero bueno, el chico es cabezón, se cree que cuanto más unidos mejor, y ahí sigue dale que te pego al palique.

Siguiendo un rastro de lazos amarillos, llegamos al teatro… al teatro de guiñoles. Representaciones en sesión continua, se ven y oyen marionetas, ocultos, los de siempre. Un grupo de burgueses, a un lado, se siguen frotando las manos de ver a quiénes son capaces de movilizar.

Nos ha costado hallar al rey, pero el jodío es que se ha metido en el stand del PSOE, y dice que está como en casa, y no hay quien lo saque.

Y ya nos dirigimos a la Casa de Terror, donde de nuevo, obispos, cuentas en B y colas de corruptos se amontonan. Intentan barrer con la escoba del tren de la bruja, pero no dan abasto. Llega Casado, el perdedor según él mismo, y hay alboroto. En su trayecto hasta Albacete se ha sacado 3 asignaturas más de Económicas: dos notables–alto y un sobresaliente. Quiere intentar, mientras está en la cola para entrar, aprobar alguna troncal más. El máster lo deja para el regreso: es muy organizado. Al lado, en el Tren de la Bruja, se ha colgado un cartel: se busca trabajadora. En la hoja de prensa donde se ha escrito, se anuncia que Cospedal deja la Presidencia del PP de Castilla-La Mancha. Pero alguien ha colocado por allí una misteriosa puerta giratoria…

Y no podíamos terminar nuestro artículo, sin desear una feliz feria a toda la buena gente que nos lee y soporta todas las semanas. ¡Salud!





domingo, 2 de septiembre de 2018

ARRIBA LOS POBRES DEL MUNDO


La historia viene a ser la siguiente (no descubrimos nada nuevo, pero quizá está bien recordarla).

A finales del siglo XV, como consecuencia de la presión demográfica, la ocupación otomana de Constantinopla, los avances en las técnicas de navegación, la cartografía y tal y tal, los europeos, encabezados por Castilla, se lanzaron a la conquista y colonización de América. El objetivo, camuflado como de costumbre con argumentos evangélicos y humanitarios, era la obtención de riquezas (principalmente oro) mediante la explotación intensiva del territorio y de la población indígena. El resultado no se hizo esperar. Según algunas estimaciones, el continente pudo perder hasta un 90% de habitantes entre los años 1500 y 1650. Ése es, en resumen, el saldo civilizatorio de la llegada de los invasores europeos, además de la esquilmación de los recursos, la implantación de estructuras sociales oligárquicas, la institucionalización del racismo y el arrasamiento de las culturas locales. Ya en 1511, el fraile dominico Antonio de Montesinos advirtió a las autoridades de La Española: “Todos estáis en pecado mortal (…) por la crueldad y tiranía que usáis con estas inocentes gentes.” Siglos después, los procesos de independencia consolidaron en el poder a unas élites criollas no menos depredadoras que las autoridades colonizadoras, y cuando “los nadie”, que diría Eduardo Galeano, intentaron alguna vez transformar la realidad, el “hermano mayor” del Norte se encargó de machacar a sangre y fuego la iniciativa. Hoy, miles y miles de “soñadores” latinoamericanos atraviesan el continente a lomos de trenes infernales, intentan salvar los muros de la vergüenza estadounidenses y se enfrentan a políticas anti inmigratorias de una crueldad difícil de concebir en el siglo XXI.
Con las lógicas diferencias espacio-temporales, algo muy similar ocurrió con África desde más o menos la mitad del siglo XIX. Era la época de la Revolución Industrial. Europa necesitaba materias primas, mano de obra “barata”, nuevos mercados… y todo ello coincidió con la invención del ferrocarril, el barco de vapor, el automóvil, el telégrafo, el teléfono… El festín estaba servido. Las naciones europeas (cuanto más poderosas, más) arramblaron con cuantas riquezas encontraron en desiertos o selvas, construyeron infraestructuras en beneficio propio y, finalmente, dividieron el territorio en estados artificiales dirigidos por dictadorzuelos tan dóciles como sanguinarios. Para rematar la faena, tras la descolonización impusieron una especie de comercio circular consistente en el intercambio de (es sólo un ejemplo) diamantes de sangre o coltán de lágrimas por armas. ¡Y negocio redondo! ¡Cuantos más conflictos en el continente africano, más cuartos a la “buchaca”!
Ahora bien, como a la gente, ya ves tú, no le gusta ni morirse de hambre ni que la maten en guerras interminables, pues intenta buscar un futuro mejor para sí misma y para los suyos. Por eso muchos chicos y chicas abandonan sus regiones empobrecidas, expoliadas, arrasadas por la codicia de los “países desarrollados”, se desplazan miles de kilómetros y se juegan la vida con la esperanza de que los hermanos blancos al menos respeten los derechos que les corresponden como seres humanos. Pero lo que se encuentran estos nuevos “parias de la tierra” son legislaciones implacables, vallas coronadas de concertinas, campos de concentración, policías o gendarmes que los acosan, gobernantes que se refieren a ellos (y ellas) como “carne humana” y son capaces de dejarlos a la deriva en el mar, junto a los niños que los acompañan, durante semanas… Estamos viendo y oyendo cosas horribles, pero no es de extrañar en los tiempos que corren. Salvini es un fascista más o menos camuflado, o sea… Tampoco nos deben extrañar (aunque sí movilizar) los discursos alarmistas de PP y C’s, enzarzados como están en una lucha histérica por el voto de la ultraderecha. Sin embargo, lo que al respecto resulta muy difícil de entender es que los que recientemente han deportado a 116 personas en situación de vulnerabilidad extrema, contradiciendo su propio programa electoral, contraviniendo las sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, mereciendo la crítica de todas las organizaciones que trabajan en el sector y recibiendo el aplauso de diversas formaciones xenófobas alemanas, sean los mismos que de vez en cuando se vienen arriba, levantan el puñito y cantan sin pestañear aquello de “arriba los pobres del mundo, en pie los esclavos sin pan…”. Eso cuesta mucho entenderlo.



domingo, 26 de agosto de 2018

Mil años tardó en morirse, pero al final la palmó



Franco se removió, gruñendo perezosamente en su ataúd, maldiciendo a José Antonio Primo de Rivera.


En ese momento un sacerdote, el prior del Valle de los Caídos, el candidato de la Falange, Santiago Cantera, entró en la cripta, apurado.

Franco dudaba, pero finalmente aceptó, con la condición de que en la cuneta no hubiera ningún rojo. El prior, con la ayuda de un amigo, exhumó el cuerpo del asesino y lo enterró junto a un camino de El Escorial… pero el destino se conjuró para frustrar los planes de los franquistas. El prior ganó una bonoloto, se fue al Caribe, se casó con un mulato y olvidó su pasado a base de beber mojitos. Su amigo salió luego concejal por el PP de su pueblo y al final se hizo jefazo en el partido, pero un día se atragantó en un campeonato mundial de escupir huesos de aceituna y le faltó el riego sanguíneo a la parte geolocalizadora del cerebro, por lo que olvidó en qué cuneta estaba el dictador.

Finalmente, un pelotazo del PP en la Comunidad de Madrid convirtió el camino en una ruinosa autopista radial de pago. Con el movimiento de tierras, el dictador terminó en el terreno adyacente, una comuna del movimiento LGTB que abonaba su huerto con las cacas de sus perros. Liberado de su ataúd, su cuerpo con su culo blanco se fue descomponiendo y nutriendo hierbas, arbustos y árboles, que se iban mustiando y secando conforme los infectos nutrientes del criminal quemaban su savia.

Cuando los rojos abrieron su tumba no lo encontraron, y ante la conmoción nacional y las apocalípticas apelaciones facciosas al fin del mundo, el mismo Dios tuvo que intervenir. Desmintiendo a Sabina, con su omnipotente dedo dibujó en las nubes un mensaje para tranquilizar al país, ateos incluidos: “está donde se merece, en el infierno”. Y, cómo no, “en leguas a la redonda, el champán se terminó”.









domingo, 19 de agosto de 2018

CARA Y CRUZ

Basta con observar un poco, para darse cuenta que en casi todo hay una cara y una cruz.
Federico García Lorca fue uno de los mejores escritores, poetas si concretamos, que ha dado la historia. No hay una sola universidad en el mundo donde no se estudie su obra. El pasado día 18, se cumplieron 82 años de su asesinato. Su cuerpo debe yacer en alguna cuneta, en algún lugar desconocido al que nadie puede llevar flores. Francisco Franco, por el contrario, es también estudiado y reconocido en todo el mundo como el gran canalla asesino que fue. Su cuerpo lo tenemos en un gigantesco mausoleo. Algún día habrá que poner las cosas en su sitio.
S.Y.U., por poner un ejemplo, aterrizó en España en primera clase. En el vuelo, cava, langosta y todo tipo de lujos. Al aterrizar, un hotel de cinco estrellas le esperaba, en tanto le terminaban de arreglar su lujosa mansión. W.H.F., nació a escasos metros de S.Y.U. Ha llegado a España en patera, jugándose la vida que perdieron algunos de sus compañeros de viaje. Ya ha conocido el odio y el no ser reconocido ni como persona. Al primero, le llevan niños para que les firme autógrafos, para el segundo, a los niños se les inculca el odio y las mentiras. El primero tuvo la suerte (y trabajo seguramente) de saber darle patadas a un balón, el segundo, un ciudadano más que busca una vida digna para su familia. Así somos.
El uruguayo José Mujica, renuncia a su cargo de senador y a la pensión que le correspondía: cobrará su pensión como un jubilado más. Aquí, ya lo habían hecho gente como Anguita, Cayo Lara, Gerardo Iglesias… Los felipes y los josemaris, lejos de renunciar a nada, no tuvieron puerta giratoria, no, sino una lanzadera espacial hacia el estrellato. ¿Todos son iguales?
Mientras algunos estados y su buena gente, intentan crear sociedades libres y democráticas, el yihadismo, creado por EEUU, sigue a lo suyo. Cuenta Nazanin cómo aún hoy siguen siendo útiles al imperio y sus objetivos: desmantelar determinados estados, destruir las alternativas progresistas, enviar un mensaje de un estado al otro, oficialización de la vida social y crear un nuevo campo de negocio. Así, podría parecer que el invento se les volvió en contra, pero por lo que vemos, no tanto.
Cuentan que hay países, los nórdicos especialmente, donde sus líderes y quienes le rodean, suelen pasar desapercibidos y desapercibidas, más allá de su estricta labor política. ¿Alguien podría contárselo a Pedro Sánchez? Eres lo que haces, no lo que dices.
Hoy, y muchos más hace unos meses y dentro de otros pocos, hay miles de estudiantes que se han levantado para ponerse a estudiar. Se mueven para comer e ir al baño, y luego vuelven a estudiar hasta la noche. Ayer fue igual y mañana será igual. Estudian, estudian y estudian. La cruz (también podemos decir “el cara”) de esta moneda es el Sr. Pablo Casado, quien parece no necesitar de esos esfuerzos. Claro, pensarán ustedes, ni falta que le hace, no ha trabajado en su vida.
Y la cruz de este escrito, era leerlo, pero también tiene su cara: que se acaba. Feliz verano.






viernes, 10 de agosto de 2018

Aborto legal, seguro y gratuito



No fue posible. En los albores de la madrugada del pasado jueves, tras más de dieciséis horas de intenso debate, los legisladores argentinos dijeron “no” a la legalización del aborto. A pesar de lo ocurrido el pasado mes de junio, cuando la Cámara de Diputados del país transandino aprobó inicialmente la legalidad de la interrupción del embarazo, el proyecto legislativo ha sido rechazado por una mayoría patriarcal antiabortista en su sanción definitiva en el Senado. Han sido 38 votos en contra y 31 a favor a una norma que garantizaba la posibilidad de abortar hasta la semana catorce de gestación, dentro del sistema público de salud argentino, de manera gratuita, algo que actualmente está permitido solo en casos de violación y de riesgo para la embarazada.
 
Todo tiene su origen en la Campaña Nacional, lanzada en mayo de 2005, por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, una plataforma argentina de organizaciones y personalidades que ha realizado acciones comunes en favor de la legalización del aborto en dicho país. La campaña se ha articulado en torno al lema: «Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir». Se han propuesto modificaciones en el sistema educativo argentino, a partir de la elaboración de programas de educación sexual, e iniciativas de salud, a partir de la garantía de acceso a métodos anticonceptivos en forma fácil y gratuita. También, esta plataforma ha reivindicado, y seguirá luchando en el futuro, por el acceso al aborto legal en función de su contenido democrático y de justicia social, que busca asegurar el ejercicio de los derechos humanos a las mujeres argentinas, hoy privadas de ellos.

Estaban puestas muchas esperanzas en Argentina, a nivel nacional e internacional la “ola verde” de apoyo a la legalización del aborto se había multiplicado con mucha gente en las calles. En América Latina solo Cuba, Uruguay y la Ciudad de México tienen despenalizado el aborto, y habría sido muy importante que Argentina, por su papel de dinamizador regional, se hubiera sumado con una norma que contemplara el aborto legal, seguro y gratuito. Pero una vez más, como en muchos países, han primado los intereses y las creencias personales de la mayoría de los senadores argentinos que, influidos por unas iglesias evangélicas fanatizadas y por una Iglesia Católica anclada en el pasado y el “pecado”, han terminado por subordinar el destino de las mujeres de todos los credos, o de ninguno, al suyo personal.

Desde aquí, una vez más, rechazamos los discursos de las jerarquías religiosas que obstaculizan el avance de las mujeres como ciudadanas en cualquier parte del mundo. Resulta insoportable la sumisión de gobiernos, diputados, senadores... no solo ante los más rancios sectores de la Iglesia Católica, mayoritaria en nuestro mundo incivilizado, sino también ante el coro de pastores y reverendos que vociferan contra la libertad de las mujeres.

Somos partidarios del aborto legal como derecho de todas las mujeres a decidir sobre su primerísima propiedad: sus cuerpos. En Argentina, en España o en Sebastopol hay que respetar los tratados y convenciones internacionales para que se garantice a las mujeres el máximo nivel posible de salud física y mental, la igualdad y no discriminación, la intimidad y la autonomía reproductiva, la libertad de conciencia y religión, y a verse libre de tratos crueles inhumanos y degradantes.

Un aborto no es una acción frívola o alegre, sino una decisión que cada mujer debe reflexionar en torno a su realidad concreta. Incluso cuando ésta se realice dentro de los márgenes que establecen las leyes. El derecho a abortar de las mujeres debe ser público, libre (sin estar regulado por ninguna ley restrictiva) y gratuito, solo así se podrá asegurar la libre decisión de las mujeres con respecto a su cuerpo. ¿Tan complicado es reconocer el derecho de las mujeres a decidir como quieren vivir sus identidades sexuales, placeres, deseos y su maternidad? Existen demasiados políticos reaccionarios y curas con sus rosarios que quieren imponer sus ideas medievales en los ovarios de las mujeres. ¡Basta, ya!

Mujeres argentinas, estamos con vosotras. Vuestra lucha es nuestra lucha, y más pronto que tarde conseguiréis un aborto legal, seguro y gratuito. Estamos convencidos.

¡La lucha sigue!





sábado, 4 de agosto de 2018

Pablo el inmigrante


Desde nuestro puesto de observación advertimos cómo tres grandes cayucos con velamen, cargados de inmigrantes, llegaban a la playa. Nos acercamos para ayudarles, pero, de repente, antes de que pudiéramos reaccionar, comenzaron a comportarse extrañamente, diciendo a grandes voces:
  • “Por la gracia de Dios muestro señor tomo posesión de estas tierras…”
Y clavando coloridos estandartes sobre la arena de la playa, proseguían con sus discursos:
-“… y lo hago en nombre del Rey Fernando y la Reina Isabel de Castilla, en el día 12 de octubre de 1492…”
Comprendimos que el sol de la travesía les había trastornado profundamente y que desvariaban por la enfermedad y el agotamiento. El que presumía de ser su líder, Pablo Cristóbal Colón-Casado, parecía muy amigable y muy inteligente. Tan inteligente que, allá en su país, había sido capaz de licenciarse en pocos meses en estudios complejísimos que a los demás mortales costaban años. Un lince. Tan sobrenatural nos pareció su inteligencia que le invitamos a que nos contara por qué la pobreza les había hecho abandonar su país, España. Engalanamos la plaza de nuestra aldea y miles de personas acudieron para deleitarse con las enseñanzas de Pablo el inmigrante.
Pablo sufría algún tipo de delirium tremens. Hablaba a la empuñadura de su espada, utilizándola, decía él, de micrófono.
  • También quiero, queridos indígenas, aclararos una cosa: no es lo mismo que nosotros, los españoles, vengamos aquí a conquistaros y someteros y explotaros, que el que los inmigrantes africanos que huyen de la pobreza y la guerra quieran llegar a Europa. Nosotros os vamos a traer la civilización, ellos… ellos… bueno, no sé muy bien que traen… pero yo sé lo que voy a sacar de ellos: un montón de votos, utilizándolos para manipular al electorado con el miedo.
Alguno de los asistentes pasó de la sonrisa incrédula al enfado, y comenzó a abuchear a Pablo el inmigrante. Pero él seguía y seguía con sus desvaríos.
Pablito se arrodilló, sollozando, antes de lanzar su última y estrambótica aseveración.
Pablo cayó sobre la arena, extenuado, abrumado por el peso de sus mentiras y desvaríos. Deliraba.
  • Sí, José María, haré todo lo que usted me diga… no, no tengo ni idea de dónde me dejé los papeles del máster… sí, ese Rivera es maligno, tengo que ser más ultra que él, bueno, yo ya lo era… no, no me acuerdo de las asignaturas que estudié, eran muchas…sí, sí, que Paco Franco se quede en el Valle…
Se quedó dormido. Nosotros le cuidamos, sin cobrarle nada por la asistencia sanitaria, pero esperando que este personaje nunca llegara a gobernar ningún país del mundo. Por el bien de España, África, América y las antípodas.